Consejos para ahorrar dinero en la vuelta al colegio

Prohibirán entrada en colegios a niños que no estén vacunados

Un movimiento que está cogiendo fuerza en Europa, pero que amenaza con extenderse a nivel mundial es el de los padres que están presionando a las autoridades escolares, tanto públicas como privadas, para prohibir el ingreso o inscripción en cualquier centro educativo, a los niños que no tengan su certificado de vacunas al día.

Este problema por los momentos ha tomado una fuerza inusitada en Italia, que ha mpuesto una prohibición que, sin duda, busca combatir el movimiento antivacunas que viene creciendo en el mundo.

Se trata de una ley que impide que los alumnos menores de seis años puedan ir a sus colegios en caso de que no estén al día con sus vacunas. Es más, debido a que la norma ya está vigente, esta semana 300 niños en la ciudad de Bolonia, no han regresado a clase. En Modena, explica el periódico El País de España, la cifra de ausentes por esta razón es de unos 600 alumnos, mientras en Rimini apenas llega a 60.

La “Ley Lorenzin”, bautizada en honor al ministro que la propuso, busca combatir los elevados casos de pequeños con sarampión que se está presentando en Italia. “En este país la tasa de vacunación ronda el 80% de los niños y se pretende llegar al 95% recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS)”, señala El País. Sin embargo, desde el 2017 se registraron entonces 7.500 casos de sarampión y una docena de muertes.

La ley, igualmente, señala que los padres de niños mayores de seis años que envíen a su hijos a los colegios sin vacunación, serán sancionados con una multa de 500 euros (US$ 564). En Italia, las vacunas obligatorias hasta los 16 años son: la anti-polio, la difteria, el tétanos, la anti-hepatitis B, tosferina, anti-Haemophilus influenzae tipo B, sarampión, rubéola, paperas y varicela.

Hasta esta semana, señala el medio español, los padres tenían plazo de certificar ante las instituciones educativas que sus hijos estaban vacunados, razón por la que varios menores ya no pueden entrar a la escuela.

En este país, como en muchos otros, el desinformado movimiento anti vacunas viene creciendo. “Muchas vacunas cayeron cinco, seis o siete puntos en pocos años, hasta el punto de que el Ejecutivo del Partido Demócrata obligó a decretar que los niños que se matriculasen tuviesen puestas un mínimo de diez vacunas”, explica El País.

La OMS, en varias ocasiones, ha alertado sobre el peligro que significa para la salud pública mundial que la tendencia de no vacunarse agarre fuerza. Teme que se den pandemias con enfermedades que estaban prácticamente erradicadas y ha explicado, reiterativamente, que existe mucha desinformacion que lleva a que los padres crean, por informes desacreditados que ya han sido desacreditados, que algunas vacunas provocan autismo.

La “Ley Lorenzin”, bautizada en honor al ministro que la propuso, busca combatir los elevados casos de pequeños con sarampión que se está presentando en Italia. “En este país la tasa de vacunación ronda el 80% de los niños y se pretende llegar al 95% recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS)”, señala El País. Sin embargo, desde el 2017 se registraron entonces 7.500 casos de sarampión y una docena de muertes.

La ley, igualmente, señala que los padres de niños mayores de seis años que envíen a su hijos a los colegios sin vacunación, serán sancionados con una multa de 500 euros (US$ 564). En Italia, las vacunas obligatorias hasta los 16 años son: la anti-polio, la difteria, el tétanos, la anti-hepatitis B, tosferina, anti-Haemophilus influenzae tipo B, sarampión, rubéola, paperas y varicela.

Hasta esta semana, señala el medio español, los padres tenían plazo de certificar ante las instituciones educativas que sus hijos estaban vacunados, razón por la que varios menores ya no pueden entrar a la escuela.

En este país, como en muchos otros, el desinformado movimiento anti vacunas viene creciendo. “Muchas vacunas cayeron cinco, seis o siete puntos en pocos años, hasta el punto de que el Ejecutivo del Partido Demócrata obligó a decretar que los niños que se matriculasen tuviesen puestas un mínimo de diez vacunas”, explica El País.

La OMS, en varias ocasiones, ha alertado sobre el peligro que significa para la salud pública mundial que la tendencia de no vacunarse agarre fuerza. Teme que se den pandemias con enfermedades que estaban prácticamente erradicadas y ha explicado, reiterativamente, que existe mucha desinformacion que lleva a que los padres crean, por informes desacreditados que ya han sido desacreditados, que algunas vacunas provocan autismo.