Parásitos

Parásitos

Los oxiuros son parásitos muy frecuentes, se encuentran en todo el mundo y en todo tipo de gente. De hecho, como estas pequeñas lombrices son tan frecuentes, algunos expertos creen que deben considerarse habitantes normales del tracto intestinal de los niños.

La lombriz adulta es como un pequeño trozo de hilo blanco, del grosor de un hilo dental, de 1/4 a 1/2 pulgada (1cm) de largo. Estas pequeñas lombrices viven en el intestino, pero migran, generalmente por la noche, a la piel que rodea el ano, donde la hembra pone los huevos.

La cubierta de los huevos es pegajosa y origina irritación y picor. Cuando el niño se rasca coge los huevos en las manos y debajo de las uñas.

Eventualmente, los dedos van a la boca y los huevos son tragados; las lombrices salen de los huevos en la porción superior del intestino y en aproximadamente 2 semanas se hacen adultos y de nuevo inician el ciclo.

Los huevos se pasan de niño a niño a través de los dedos y manos, o al compartir juguetes, ropas, sábanas, etc. Como los huevos son muy ligeros y flotan en el aire también pueden ser inhalados y tragados.

Los síntomas generalmente comienzan de 2 a 4 semanas más tarde. Los niños que tiene oxiuros normalmente no se dan cuenta. La única evidencia es descubrir las lombrices alrededor del ano.

Es común el picor con enrojecimiento e irritación de la piel que rodea al ano, o en las nalgas. En la mayoría de los casos el picor es leve, raramente es intenso. Los casos más severos pueden originar sueño intranquilo y/o que el niño se despierte frecuentemente durante la noche.

A veces en las niñas, los oxiuros toman un camino equivocado y accidentalmente llegan a la vagina o al orificio de entrada a la vejiga (uretra). Esto puede originar irritación vaginal con picor y flujo o, menos comúnmente, dolo al orinar.

En niños pequeños si se pudiese evitar que se introduzcan los dedos en la boca y así se reinfecten ,los síntomas teóricamente durarían solo 2 a 3 semanas. Sin embargo, esto es prácticamente imposible, y las infecciones sin tratamiento pueden continuar indefinidamente.

Existen diversas medicinas para tratar esta infección. ninguna de ellas destruye los huevos, por tanto es necesario un segundo curso de tratamiento, 2 semanas después del primero, para matar las lombrices que se hayan desarrollado a partir de los huevos durante este intervalo.

El tratamiento es muy eficaz, si las lombrices reaparecen , es mucho más probable una reinfección, que un fallo del tratamiento. Si su médico sospecha que otros miembros de la familia padecen la infección, usualmente recomendará tratamiento a toda la familia.

La ropa, sábanas y toallas de su hijo deberán lavarse con agua caliente el primer día que tome la medicina. Para aliviar el intenso picor o dolor en el recto, se recomienda baños de asiento o limpiar el área que rodea al ano con loción de Hammamelis u otra solución calmante varias veces al día.

No hay motivo alguno para modificar la dieta o actividades de su hijo.La infección por oxiuros es tan frecuente en los niños que es prácticamente imposible prevenir su diseminación. Una apropiada higiene doméstica, con adecuado lavado de manos después de ir al baño y el mantenimiento de las uñas de los dedos limpias y cortas son medidas razonables.

Por el contrario, esterilizar los juguetes, usar desinfectantes en las superficies de los muebles o un excesivo lavado de cortinas, alfombras y tapizados son medidas sin eficacia demostrada.

Su hijo puede volver a la escuela o guardería inmediatamente. No existe necesidad alguna de restringir su contacto con otros niños, muchos de los cuales también padecen esta infección sin saberlo.

En tanto que los niños jueguen juntos, estas pequeñas lombrices seguirán diseminándose. No existe razón alguna para pensar que usted podía haber evitado esta infección, o que ha ocurrido porque la casa, la escuela o los amigos están “sucios”.

Si usted cree que su hijo se ha reinfectado, busque la presencia de estas pequeñas lombrices alrededor del ano, con ayuda de una linterna, unas horas después que su hijo se haya acostado, si usted no ve nada, solicite a su médico que realice un análisis para determinar la presencia de huevos.

Los oxiuros no ocasionan dolor de estómago, falta de apetito, poca ganancia de peso, anemia, cansancio, hiperactividad o crujido de dientes. Estas lombrices sólo infectan a los hombres y algunos monos.

Animales caseros como perros, gatos, conejos u otros roedores no transmiten esta infección. Los adultos a veces adquieren oxiuros de los niños. Si usted piensa que padece la infección debe consultar a su médico.