Ejercicio

Ejercicio, Aire Y Sol

Su bebé puede tener perfectamente una rutina diaria de gimnasia pasiva y paseos agradables por el parque más cercano a su residencia. Déjelo ejercitarse moviendo los brazos y piernas. La ropa de vestir y de cama deberá se holgada para que pueda moverse con facilidad y para evitar que le calor le provoque salpullido. Empezará a andar a gatas a la edad de siete a diez meses, ejercicio preliminar de importancia que le fortalece los músculos de la espalda y le prepara para dar sus primeros pasos.

Su bebé disfrutará cuando lo saquen a la calle. Hágalo siempre que tenga oportunidad y el clima lo permita. El aire fresco es beneficioso porque le mejora al apetito y le ayuda a adaptarse a los cambios de temperatura. Trate de pasar parte del día afuera con su niño. Tomada con moderación, la luz del sol es también saludable porque le proporciona vitamina D, elemento indispensable para el bebé. Debe exponerle a la luz del sol poco a poco, ya que en exceso puede quemarle. Proteja los ojos del niño contra la luz directa del sol y cúbrale la cabeza si va permanecer expuesto por algún período de tiempo. Los beneficios de los baños de sol son altamente recomendables.