El romanticismo en la pareja

El romanticismo en la pareja

Todas las parejas necesitan compartir algunos momentos libres, disfrutar la compañía del otro y obtener placer. El romance, después de todo, toma un poco de tiempo.

Pero es el tiempo, exactamente, lo que suele faltar en muchas de las parejas de nuestra época. No hay tiempo para hacer actividades juntos porque los horarios no coinciden. En ocasiones es muy difícil hablar después del trabajo, sin quedarse dormidos. Esta situación hace que se complique la situación afectiva y se vuelvan irritables.

Las parejas necesita más caminos creativos para mantener vivo el sentimiento y la pasión. No sólo las personas gastan más tiempo en sus trabajos, aún cuando no se encuentren en la oficina, sus mentes se hallan en los informes y presentaciones de sus empresas.

Hacer coincidir los horarios es el primer paso para revitalizar una relación y preparar un encuentro amoroso. No creas mucho en el mito de la espontaneidad. Esta noción falsa es particularmente subversiva porque las parejas posponen las experiencias divertidas para imaginarse alguna reunión futura. El problema está en que nunca llega esa cita idílica.

Cuando se incrementa el tiempo que pasan lejos uno del otro, sobreviene la insatisfacción, la soledad y la depresión. El único camino de la pareja es «fabricar» el tiempo. Las buenas noticias es que no tienes que esperar muchas horas, puede ser un rato. Cualquier instante del día es bueno cuando se intenta rescatar un romance.

Cada pequeño momento se va acumulando hasta formar los grandes recuerdos.

Puntos de placer

Hay detalles sencillos que las parejas pueden hacer ordinariamente y que sólo toman algunos segundos. Leer un poema a tu compañera/o, vivir una fantasía sexual, declararse su amor mutuamente, escribirle a tu pareja en el vidrio del baño «te amo» con lápiz labial, bailar muy unidos durante unos minutos, alimentar al otro ofreciéndole en tus manos uvas, gajos de naranja, rodajas de piña o banana, tener una guerra de almohadas, mirar juntos el atardecer, acariciar y masajear sus pies con aceites aromáticos y dormir abrazados.

Cuando se encuentren separados pueden mantener el romance enviándose correos electrónicos o un fax gracioso, llamándose por teléfono para decir «te extraño». Escribir en una hoja de papel una nota donde le digas lo mucho que piensas en él y dejársela en un bolsillo o en su maletín, crear una lista de las actividades divertidas que les gusta hacer juntos y colocarlo en un lugar visible. Enviarle flores a su lugar de trabajo con una nota simpática, guardar su foto en la cartera e intercambiar regalitos.