Estrategias para tener un parto natural sin anestesia

Pese a que la aplicación de anestesia epidural en el parto natural es una opción a la que recurren la mayoría de las madres, también está la posibilidad de tener un parto 100% libre de drogas. Esta forma de parto ofrece varios beneficios para la madre, entre los cuales destaca su participación activa en el proceso de parto y la disminución de las probabilidades de que el médico se vea forzado a utilizar fórceps o ventosas para extraer al bebé.

¿Cómo aumentar las posibilidades de tener un parto natural sin anestesia?

Si usted desea aumentar las probabilidades de tener un parto natural sin anestesia, recomendamos lo siguiente:

  • Auto-hipnosis

La tensión que tenga el cuerpo de la madre durante el proceso de parto hará que sea más dificultoso tener un parto natural sin anestésicos. Para evitar esta situación puede optar por la auto-hipnosis. Esta estrategia consiste en un conjunto de técnicas que sirven para dominar la mente y crear un estado en el que la embarazada se anestesia a sí misma. Para aprender estas técnicas, la madre deberá buscar a un especialista en auto-hipnosis.

  • Contrate un doula

Se denomina “doula” a una mujer, generalmente madre, que acompaña a otras mujeres durante el embarazo a manera de preparación para la maternidad. El doula le ofrecerá apoyo emocional, físico e informativo durante todo el embarazo y el proceso de parto. Se estima que la contratación de un doula durante el embarazo reduce el uso de anestésicos en el parto en un 60%.

  • Contrate una partera

La partera o matrona es una profesional clínica especializada que trabajará junto a su obstetra en el momento del parto. Asimismo, la partera se encargará de impartirle cursos de preparación a la maternidad a lo largo de su embarazo, por lo que se forma un vínculo emocional que desempeñará un papel importante en el nacimiento del bebé.

Los estudios han determinado que el uso de una partera capacitada en el proceso de parto aumenta las posibilidades de tener un parto libre de medicamentos en alrededor de un 90%.

  • Masaje perineal

El perineo es la zona que se encuentra entre la vagina y el ano. Para facilitar el paso del bebé a través de la vagina, se recomienda que la madre se realice masajes en esta área para favorecer la elasticidad.

Se recomienda que la madre empiece a hacerse masajes en el perineo de seis a ocho semanas antes de la fecha de parto. Hacer este masaje sólo le tomará unos cinco minutos diarios y le traerá múltiples beneficios al momento del parto.

Si desea obtener más información sobre cómo se hace el masaje perineal, visite: /articulo/masaje-perineal-en-el-embarazo-embarazadacom