Exámenes en el embarazo: cribado o despistaje del primer trimestre

Exámenes en el embarazo: cribado o despistaje del primer trimestre

Durante el embarazo, el médico ordenará una serie de pruebas que no sólo sirven para visualizar el desarrollo del bebé en el útero materno, sino también para diagnosticar o descartar trastornos congénitos.

Por esta razón se realizan las pruebas de cribado. Sin embargo, no todos los embarazos las requieren y sólo son realizadas cuando el médico observa resultados irregulares en los primeros exámenes prenatales, como lo son la prueba de ultrasonido y el examen de sangre.

¿Qué es una prueba de cribado?

Se denomina cribado o “screening” en inglés a una serie de pruebas que se utilizan para detectar una condición o enfermedad en una persona. En el embarazo, estas pruebas se empiezan a realizar en el primer trimestre de embarazo y, de acuerdo a los resultados, el médico ordenará o no otras pruebas más invasivas como la amniocentesis, para diagnosticar alguna condición que pueda padecer el bebé, como el síndrome de Down, la trisomía 18, etc.

¿Qué es el cribado integrado?

Entre la semana 11 y 13 de embarazo se realiza el cribado combinado, el cual consiste en la realización de una prueba de ultrasonido y un análisis de sangre. Estas pruebas no sólo sirven para ver el estado general del embarazo y verificar la salud de la madre, sino también para evaluar los siguientes indicadores:

  • Traslucencia nucal: el ultrasonido refleja un indicador denominado traslucencia nucal, el cual es un espacio estrecho ubicado en la nuca del bebé en el cual se acumula líquido. La cantidad de líquido que se halle en este espacio es un indicador de condiciones como síndrome de Down. Si la cantidad de líquido es mayor a lo que se considera normal, las posibilidades de que el bebé presente esta condición son mayores.
  • Proteína A plasmática (PAPPA): este indicador se detecta en el análisis de sangre de la madre. Junto al análisis de la concentración de la hormona gonadotropina coriónica humana (GCh) y el grosor del repliegue nucal, el médico podrá estimar los riesgos de que el bebé nazca con síndrome de Down o trisomía 13 0 18.

Estos exámenes son realizados por el médico durante el primer trimestre de embarazo. Los resultados del cribado combinado del primer trimestre y el integrado del segundo se comparan, de tal manera que el médico pueda estimar las probabilidades de que el bebé nazca con algún trastorno cromosómico o defecto congénito.

¿La prueba es efectiva?

Esta prueba de detección tiene una efectividad mayor del 80% en el diagnóstico del síndrome de Down.