Hablando de sexo: que responderle

Hablan los niños del sexo

Muchos padres quisieran saber cómo abordar el tema de la sexualidad y las relaciones afectivas con sus hijos. Aquí tienen algunas sugerencias:

-Explora tus propias actitudes con respecto al sexo. Algunos estudios demuestran cómo los niños y jóvenes sienten si pueden hablar o no con sus padres acerca de estos temas. La clave para que se acerquen a conversar es que sus mamás y sus papás hablan abiertamente y escuchan cuidadosamente sus comentarios.

Si te sientes incómodo con el tópico, es favorable que leas algún libro para sentirte más confiado y discutas tus propios sentimientos con tus parientes y amigos. Mientras más examines este tema, te sentirás más seguro de discutirlo.

Si no te sientes capacitado para iniciar una plática abierta y franca, es conveniente que lo admitas delante de tus hijos. Estará bien decirles que tus padres no te enseñaron cómo hablar de sexo pero que estarás dispuesto a escucharlos, si ellos desean preguntarte algo. También puedes decirle a tus hijos que en ocasiones no tienes todas las respuestas, pero que pueden encontrarla juntos después de investigar un poco.

-Enseñar temprano. La educación sexual en tus niños demanda un continuo flujo de información que debe iniciarse tan pronto como sea posible. A los pequeños infantes les puedes decir que los varones tienen pene y las niñas tienen vagina. A medida que crecen puedes profundizar esos conocimientos añadiendo gradualmente más datos hasta que ellos entiendan perfectamente el tema.

-Toma la iniciativa. Si tu hijo o hija no ha formulado ninguna pregunta sobre los comportamientos sexuales y los cambios corporales, es una excelente oportunidad para que tu inicies la conversación. Puedes comentarle sobre el embarazo de una joven de tu comunidad y hacer preguntas:

¿Sabías que los bebés tardan nueve meses en formarse dentro del vientre de la madre?

¿Sabes cómo llegó el bebé a estar dentro del cuerpo de la madre?

-No te limites a la clase de biología.

Algunos padres únicamente les explican a sus niños cuáles son las funciones biológicas del cuerpo que intervienen en el proceso reproductivo. Sin embargo, los niños y jóvenes necesitan entender que la relación sexual involucra cuidados, responsabilidad y afecto.

Con una discusión de los aspectos emocionales de la actividad sexual, tus hijos se sentirán más instruidos al momento de tomar las decisiones después. Recuerda incluir mensajes acerca de la responsabilidad y las consecuencias de tener sexo. Háblales de los embarazos no deseados y cómo pueden protegerse de las enfermedades de transmisión sexual. No olvides suministrar la información apropiada a la edad de tu hijo.