Leches de fórmula para bebé mejoradas: nucleótidos y proteínas

Leches de fórmula para bebé mejoradas: nucleótidos y proteínas

La alimentación del bebé durante su primer año de vida es muy importante, ya que esta es la única forma de promover su desarrollo físico y cognitivo, además de garantizar su salud.

Por ello, la madre debe ser muy cuidadosa al elegir la leche de fórmula más adecuada para su bebé, ya que hay diversos tipos que varían en cuanto a edad y características específicas de cada bebé. Asimismo, cada marca de leche de fórmula tiene presentaciones particulares y una composición distinta, razón por la cual debe ponerse en contacto con su médico para adquirir aquella que sea más adecuada para su bebé.

¿Qué tipos de leche de fórmula hay?

• De inicio: la leche de fórmula de inicio se identifica con el número 1 en el empaque y se suministra desde el nacimiento del bebé hasta los primeros seis meses de vida.
• De continuación: este tipo de leche de fórmula se identifica con el número 2 y empieza a tomarse a partir del sexto mes hasta el año y medio.
• De crecimiento: este es el paso final antes de que el bebé pueda tomar leche de vaca y suele estar enriquecida con hierro y ácido fólico.

¿Cuáles son las leches de fórmula mejoradas?

Las empresas fabricantes de leche de fórmula han incorporado elementos innovadores a su composición, de manera tal que el bebé reciba una mejor nutrición durante esta primera etapa de vida.
Algunos de las sustancias que se han incorporado a la leche de fórmula son:
• Nucleótidos
Los nucleótidos son sustancias que se encuentran en la leche materna. Desde su descubrimiento alrededor de los años ’60 se ha buscado incorporarlos a la leche de fórmula para que el bebé pueda seguir recibiendo los beneficios de los mismos.
Los nucleótidos tienen la propiedad de promover el crecimiento de su bebé, fortalecer su sistema digestivo y protegerlo de infecciones.
• Proteínas
Las proteínas que se han incorporado a la leche de fórmula sirven para evitar que el bebé sufra alergias y promueven el desarrollo del sistema digestivo de su bebé, lo que tiene un efecto positivo en la reducción de las regurgitaciones.
Además, este elemento ayuda a reducir los cólicos del lactante. Si desea obtener más información sobre los cólicos del bebé y cómo aliviarlos, visite: /articulo/colico-del-lactante-como-aliviarlo