Trastornos alimenticios en el embarazo: bulimia y anorexia

Trastornos alimenticios en el embarazo: bulimia y anorexia

Con el pasar de los años, el número de personas con trastornos alimenticios a nivel mundial ha ido incrementándose. Las mujeres que sufren de dichos trastornos suelen tener problemas de ovulación e interrupción de los ciclos menstruales, sin embargo, existen casos de mujeres embarazadas con estos problemas alimenticios.

¿Qué son trastornos alimenticios?

Se denomina trastorno alimenticio a una condición en la cual la persona presenta una distorsión de la imagen corporal, razón por la cual tiene temor por subir o disminuir su peso. Las personas que tienen un peso excesivamente bajo pueden padecer de las siguientes condiciones:

• Bulimia: una persona que sufre esta condición tiende a mantener grandes períodos de ayunas, los cuales derivan en una ansiedad extrema que se contrarresta con la ingesta de grandes cantidades de comida. Una vez que la persona experimenta el ataque de voracidad, vomita o ingiere laxantes para facilitar la evacuación, lo que es agravado por depresión y sentimientos de culpabilidad.
• Anorexia: esta condición se caracteriza por una pérdida excesiva de peso debido a una dieta restrictiva o el exceso de ejercicios. Esta condición se presenta en personas que tienen una imagen distorsionada de sí mismos, lo que los lleva a purgarse, comer muy poca comida acompañado de exceso de actividad física.

¿Qué ocurre si tuvo un trastorno alimenticio antes del embarazo?

Las mujeres que padecieron trastornos alimenticios antes del embarazo pueden tener una deficiencia nutricional bastante grande. Esto puede afectar el embarazo, ya que el bebé necesita dichos nutrientes para poder desarrollarse con normalidad.
Si este es su caso, hay medidas que puede tomar para tener un embarazo saludable, sólo debe recordar que es indispensable ponerlas en práctica para que su bebé pueda crecer sano y fuerte.

¿Cuales son los riesgos de la anorexia o la bulimia en el embarazo?

Debe tener en cuenta que tener trastornos alimenticios durante el embarazo puede aumentar los riesgos de sufrir un aborto espontáneo, tener un parto prematuro, que su bebé tenga un desarrollo fetal deficiente y que usted tenga un mayor riesgo de desarrollar depresión posparto. Si desea obtener más información sobre la depresión posparto, visite: /articulo/la-depresion-posparto-cuando-preocuparse

¿Qué medidas tomar?

• En primer lugar, debe poner al tanto a su médico de toda la situación. En caso de que usted haya sufrido de trastornos alimenticios en algún momento de su vida, también es necesario comentarlo con el médico para que se tomen todas las medidas necesarias.
• Busque un grupo de apoyo para poder sobrellevar esta situación durante el embarazo.
• Contacte un terapeuta especializado para poder tratar la condición y que su embarazo no se vea afectado.
• Asista a las citas prenatales asignadas por su médico para controlar su aumento de peso y monitorear el embarazo.
• Si está presentando problemas para controlar los hábitos alimenticios perjudiciales, debe contactar a su médico tan pronto como sea posible.