El condón

El condón

Hoy en día, los condones son el método anticonceptivo más utilizado alrededor del mundo, debido a su alta efectividad en la prevención de enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados. Sin embargo, este método no es 100% fiable, ya que hay ciertos riesgos con respecto a la transmisión de enfermedades que el público debe conocer.

¿El condón puede evitar el contagio de VIH?

Contrario a lo que las personas piensan, el condón sólo puede reducir el riesgo de contagio de VIH, mas no puede evitarlo por completo. Los especialistas han determinado que el uso correcto del condón sólo ofrece un 85% de efectividad en la prevención de la transmisión del VIH, por lo que hay una tasa de fracaso del 15%.

¿Qué enfermedades pueden transmitirse con el condón?

Los estudios realizados determinan que el condón no es eficaz en la prevención de enfermedades de transmisión sexual como sífilis, herpes genital y el virus del papiloma humano (VPH).

¿Por qué razones puede fallar el condón?

• Algunos condones pueden salir al mercado con defectos, por lo que pueden romperse durante el coito
• El condón solo cubre el pene, pero hay contacto a nivel del pubis y de la piel de los genitales
• El condón puede ser sometido a diversas condiciones ambientales entre el tiempo de producción hasta la venta, por lo que la calidad del mismo puede verse comprometida
• El condón tiene entre un 2 y un 6% de probabilidades de romperse durante el uso
• Entre un 3 y 13% de los condones pueden deslizarse durante o después del coito
• Las personas que abren el empaque del condón con las uñas, dientes u otros objetos pueden provocarle daño al mismo
• La lubricación inapropiada puede provocar que el condón se dañe