Cambios en el cabello y las uñas durante el embarazo

Cambios en el cabello y las uñas durante el embarazo

Los cambios físicos y hormonales que se producen durante el embarazo no sólo traen consigo los síntomas característicos de cada etapa de la gestación, sino también tienen una incidencia en la apariencia del cabello y las uñas de la madre. No obstante, dichos cambios no se presentan en igual medida y forma en todas las mujeres.

¿Es recomendable asistir al dermatólogo?

Los cambios en la piel, uñas y cabello durante el embarazo son inevitables, no obstante, hay diversas formas de disminuir la intensidad de los mismos. Una excelente forma de informarse y recibir consejos de un especialista en la materia es pautando una consulta con su dermatólogo. De este modo, no sólo tendrá acceso a distintas maneras de cuidar su aspecto en el embarazo, sino también tendrá la tranquilidad de saber que estos síntomas son perfectamente normales durante la gestación. Esto le ayudará a disminuir el estrés y la ansiedad.

Aprende más sobre los cuidados de la piel durante el embarazo en: /articulo/cuidados-de-la-piel-en-el-embarazo

¿Qué ocurre con las uñas en el embarazo?

Aunque muchas mujeres no lo noten, las uñas tienden a crecer más rápido durante el embarazo. Algunas mujeres sienten que sus uñas son más débiles y quebradizas, mientras que otras las sienten más firmes que de costumbre.

Lo cierto es que estos cambios son temporales, por lo que las uñas vuelven a su estado natural de tres a seis meses después del parto.

¿Tiene más vello?

Es muy común que la madre sufra un incremento en la cantidad de vellosidad durante el embarazo, condición que se conoce como hirsutismo. Al igual que en el caso de las uñas, este síntoma del embarazo suele desaparecer después de seis meses del parto, aproximadamente.

Una manera de lidiar con este síntoma es a través de la depilación con cera, así como también podría optar por la rasuradora o las pinzas. Tranquila, ¡es temporal!

¿Qué ocurre con el cabello en el embarazo?

Notará que, durante el embarazo, su cabello se ve mucho más brillante, voluminoso y abundante. Esto está motivado por los cambios hormonales que se producen durante la gestación, los cuales provocan que pierda menos cabello diariamente. Esta condición se conoce como telogen effluvium, en la que el cabello permanece en una fase de descanso y deja de caerse momentáneamente.

No obstante, es normal que presente una gran caída de cabello una vez que nazca su bebé.

Descubra cómo lidiar con la pérdida de cabello después del parto en: /articulo/como-lidiar-con-la-perdida-de-cabello-despues-del-parto