Consumo de alimentos ricos en grasa en el embarazo

Consumo de alimentos ricos en grasa en el embarazo

Las grasas juegan un papel muy importante durante el embarazo, razón por la cual la madre deberá consumirlas diariamente para cubrir con los requerimientos de su organismo y del bebé. Se debe recordar que las grasas también producen reservas de energía de el cuerpo, por lo que, durante el embarazo, es mejor evitar cualquier tipo de dieta para rebajar, ya que esto podría traer consecuencias negativas en la salud de la madre y la del bebé que espera.

Sin embargo, es indispensable tener en cuenta que si bien los requerimientos de grasa son los más fáciles de obtener, también es muy sencillo que usted se exceda y, en consecuencia, aumente más peso del que debería. Por ello, le ofrecemos una serie de datos y recomendaciones que le servirán de mucha ayuda al momento de elegir qué grasas consumir durante el embarazo.

¿Por qué es importante consumir grasas?

Durante el embarazo, la madre necesitará fuentes de energía extra debido al crecimiento de las estructuras de la placenta y el desarrollo del bebé dentro del útero. Los cambios que están ocurriendo en su cuerpo exigen mucha energía, por lo que la madre debe aumentar su ingesta de grasa para cubrir con los requerimientos de su organismo.

¿Todas las grasas son buenas?

Las grasas “buenas” o insaturadas son aquellas que:
• Transportan energía
• Ayudan a la producción hormonal
• Envuelven tus órganos vitales
• Son una fuente de energía para el organismo
• Protegen los vasos sanguíneos
• Regula la temperatura corporal
• Suministra ácidos grasos esenciales
Este tipo de grasas tienen, a su vez, dos clasificaciones:
• Monoinsaturadas: son aquellas que se encuentran en el aceite de oliva y los frutos secos.
• Poliinsaturadas: estas grasas se encuentran en las margarinas vegetales, el aceite de hígado de bacalao y el pescado azul. Estas son indispensables para el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso de su bebé.

Por otro lado están las grasas saturadas, las cuales pueden elevar los niveles de colesterol si se consumen en exceso. Sin embargo, también son necesarias para el organismo, de modo que deberá consumirlas de forma moderada. Este tipo de grasas están presentes en la grasa de la carne de res, el cochino, el chocolate, la mantequilla, entre otros.

¿Qué ocurre si no se consumen estas grasas?

Diversos estudios sugieren que la carencia de grasas en el embarazo está relacionada al incremento del riesgo de sufrir un parto prematuro e hipertensión en el embarazo.

Por ello, es de suma importancia que incluya alimentos ricos en grasas insaturadas y, en ocasiones, consuma grasas saturadas, siempre cuidando no hacerlo en exceso en el caso de estas últimas.

¿Qué alimentos consumir?
• Margarina
• Aceite de oliva
• Crema de leche
• Nata
• Frutos secos
• Crema agria
• Quesos
• Pescado
• Aceite de hígado de pescado