Hiperemesis gravídica en el embarazo

Hiperemesis gravídica en el embarazo

Hiperemesis gravidica
Cuando las náuseas son mucho más severas y prolongadas conduce a la condición clínica denominada hiperemesis gravídica. Es tan grave que algunas mujeres presentan deshidratación severa y pérdida de peso de la madre. Sin embargo, la hiperemesis gravídica raramente causa problemas para el feto.
Los síntomas de la hiperemesis gravídica pueden incluir:
  • Náuseas.
  • Salivación excesiva
  • Vómitos excesivos y persistentes
  • Taquicardia
  • Pérdida de peso
  • Bajas de la presión arterial (hipotension)
  • Incapacidad para mantener en el estomago cualquier alimento solido o líquido
¿Cómo se diagnostica la hiperemesis gravídica?
Las mujeres con esta condición presentan signos de inanición, incluyendo la pérdida de peso.
El examen físico y las pruebas de laboratorio de muestras de sangre y orina ayudan a diagnosticar la condición.
Una de las pruebas más comunes que se usa para ayudar a diagnóstico y controlar la hiperemesis gravídica, es una prueba de cuerpos cetonicos en la orina.
Excesivas cantidad de cetonas en la orina, indican que el cuerpo no utiliza los alimentos como combustible y está tratando de usar la grasa como fuent de energia. La presencia de grandes cantidades de cuerpos cetónicos en la orina es una señal de que el cuerpo está empezando a funcionar en el modo de inanición.
Tratamiento la hiperemesis gravídica
Algunos lo consideran como un trastorno menor del embarazo, pero para otras mujeres, puedes necesitar atención profesional. Su médico le recomendará el curso más apropiado de tratamiento basado en su situación personal.
Una evaluacion por un/una dietista puede ser necesario en algunos casos y en casos severos, puede ser necesario consultar ademas algun psicologo o psiquiatra.
El tratamiento principal para el problema de náuseas y vómitos en el embarazo es un cambio en la dieta, pero en casos severos, sera necesaria una combinación de tratamientos y puede llegar a necesitarse la hospitalización
Durante la hospitalizacion se utilizará hidratacion via endovenosa para corregir la deshidratación y medicamentos para contolar las nauseas y los vomitos.
Los medicamentos utilizados para tratar la hiperemesis gravídica han demostrado no tener efectos secundarios a largo plazo para la madre o el bebé.
Si se necesito hospitalizacion después del alta del hospital las náuseas y los vómitos pueden controlarse con cambios en el estilo de vida y la dieta y el uso ocasional de tratamiento medico para la casa.
Recuerde siempre consultar a su médico para información mas detallada si tiene alguna duda acerca de este problema.