La depresión posparto

La depresión posparto

Después del nacimiento del bebé, es posible que la madre sufra de depresión durante el primer año. Algunas mujeres pueden sentirse tristes después del nacimiento de su bebé e incluso pueden llegar a solicitar apoyo.

¿Por qué ocurre?

La depresión posparto ocurre a causa de los cambios físicos y hormonales que sufre la madre después del parto de su hijo, lo cual sucede durante las primeras semanas después del nacimiento. Por esa razón, la madre podría sufrir de sentimientos encontrados o “altos y bajos” en su estado de ánimo.

La depresión posparto

Algunas mujeres pueden sufrir de depresión después del nacimiento de su bebé. Estos episodios pueden aparecer y desaparecer durante el primer año después del parto y pueden ser leves o intensos. A continuación, ofrecemos una lista que identifica algunos signos de depresión en la madre:

  • No siente hambre
  • Está deprimida
  • Se siente sola
  • Todo lo que hace lo siente como un esfuerzo
  • Se siente infeliz
  • No puede dormir tranquilamente
  • Percibe una conducta hostil en las demás personas
  • Se siente triste
  • No disfruta de la vida
  • Se disgusta fácilmente

¿La madre puede aliviar estos síntomas?

Para aliviar algunos síntomas de la depresión posparto, es necesario que la madre descanse el mayor tiempo posible y consuma una dieta balanceada, lo cual le ayudará a tener más energía. También debe pedir ayuda, ya que cuidar a un bebé sola es un trabajo muy duro. Es importante que se tome un tiempo de distracción para sí misma.

¿La pareja puede ayudar?

Si la madre sufre de depresión posparto, es de suma importancia que la pareja o la persona de apoyo esté ayudándola continuamente. Para ello, se debe apoyar emocionalmente a la madre y animarla con comentarios positivos sobre su aspecto y su labor materna. A su vez, es bueno que la pareja le ayude con las tareas del hogar y le recuerde lo mucho que la quiere.

¿Cuándo hay que llamar al médico?

Se debe llamar al médico cuando los períodos de depresión son muy frecuentes y duraderos. En caso de que la madre tenga pensamientos de hacerse daño a sí misma o al bebé, es necesario que acuda al médico de manera inmediata.