Tipos de leche de fórmula para el bebé

Tipos de leche de fórmula para el bebé

Algunas madres están imposibilitadas de amamantar a su bebé porque padecen de alguna condición específica que se los impide. Cuando esto ocurre o en el momento que la lactancia materna llega a su fin, la madre debe empezar a recurrir a darle tetero a su pequeño.

¿Cómo es la leche de fórmula?

Hay diversos tipos de leche de fórmula en el mercado de diferentes marcas, todas ellas reguladas por distintas sociedades de nutrición pediátricas que se encargan de regular los ingredientes y las cantidades de los mismos para que el bebé reciba los nutrientes que necesita.

Las leches de fórmula son fabricadas a partir de la leche de vaca, pero se altera su composición de hidratos de carbono y sales minerales, además de añadir elementos esenciales para el crecimiento del bebé, como lo son las vitaminas y minerales.

¿A quién consultar antes de comprar una marca?

Lo más recomendable es que, antes de comprar la leche de fórmula, le pregunte a su médico sobre cuál es la marca y la cantidad de leche de fórmula más adecuada para su bebé.

¿La leche líquida es diferente a la leche en polvo?

La leche de fórmula puede venir en dos presentaciones diferentes: líquida y en polvo. Ambas presentaciones contienen la misma composición, por lo que sólo difieren en la forma en la que se prepara la leche y el precio de las mismas.

¿Cuáles son los tipos de leche?

Los tipos de leche son:

Inicio

La leche de inicio viene identificada con el número 1 y suele utilizarse desde el nacimiento del bebé hasta alrededor de los 4 a 6 meses de vida, lo cual será determinado por el médico.

En esta leche están contenidos las proteínas, grasas e hidratos de carbono que necesita el bebé para su desarrollo, además de estar fortificada con vitaminas y minerales.

Continuación

La leche de continuación viene identificada con el número 2 y empieza a tomarse a partir del mes 6 de vida del bebé hasta después del primer año de edad. Este es el período en el que la madre empieza a incorporar a la dieta del bebé alimentos sólidos como purés, papillas, compotas, etc.

En el caso de la leche de continuación, la leche de vaca ha sufrido menos modificaciones debido a que el sistema digestivo del bebé está más desarrollado y puede digerir con mayor facilidad la leche en un estado más puro.

Crecimiento

La leche de crecimiento es la tercera y última leche que consume el bebé antes de ingerir leche de vaca. Esta leche deberá estar fortificada con hierro y ácido fólico para promover el crecimiento de su bebé.