La enseñanza del aborto espontáneo de Michelle Obama

A pesar de todos nuestros conocimientos sobre la reproducción, rara vez conocemos algunos hechos comunes.

En su nuevo libro, “Becoming”, Michelle Obama revela que abortó su primer embarazo y que luego concibió a sus dos hijas mediante la fertilización in vitro. En una entrevista con Robin Roberts de ABC, la ex primera dama describió sentirse “perdida y sola” y como un fracaso después de que abortó. No se dio cuenta de que los abortos espontáneos tempranos son muy comunes y terminan aproximadamente el 20% de los embarazos confirmados.

La revelación de Obama subraya una ironía sorprendente. Aunque los últimos dos siglos han sido testigos de un crecimiento dramático en el conocimiento y control de los procesos reproductivos, esa riqueza de conocimiento ha oscurecido simultáneamente lo que solía entenderse: muchos embarazos simplemente no funcionan.

Los estadounidenses contemporáneos pueden ser inteligentes con el libro (con clases de educación sexual, cursos de biología de escuela secundaria y manuales de embarazo elaborados) sobre la ciencia de la concepción y la embriología. Pero son muy pobres en experiencia.

Cuando nos preparamos para ser padres, sabemos mucho más sobre el desarrollo embrionario y la atención prenatal que nuestros antepasados, pero a menudo carecemos de su sabiduría práctica.

Es hora de moderar nuestra expectativa de un control perfecto para que podamos aceptar las limitaciones inevitables de nuestra biología y reconocer que la pérdida temprana del embarazo es una parte natural de la maternidad saludable de las mujeres.

El aborto espontáneo debe integrarse en nuestra narrativa del proceso del embarazo para que los textos y sitios web de educación sexual, biología y educación del embarazo proporcionen información precisa.

Para leer el artículo completo, ingresa en el siguiente link:

https://www.washingtonpost.com/outlook/2018/11/16/what-michelle-obamas-miscarriage-teaches-us-about-modern-pregnancy/?noredirect=on&utm_term=.9b9da8536c93