Compartir en familia puede ser complicado

Compartir en familia puede ser complicado

Ideas para el hogar y la familia
Compartir en familia puede ser complicado, si cada miembro tiene múltiples actividades.
Sin embargo existen algunos momentos muy íntimos que nos permiten acercarnos a aquellas personas queridas. Aprovechar estas ocasiones especiales o no, depende de nosotros mismos. Aquí tienes algunos consejos que te pueden servir:

-Continúa las tradiciones familiares y crea otras nuevas. Por ejemplo, pueden plantar todos juntos un árbol o arbusto cuando un recién nacido llega a la casa. Si tienes la posibilidad de tener un jardín, cada vez que nace un bebé compra un retoño, siémbralo y mira como crece a medida que transcurren los años. En caso de que no tengas suficiente espacio en tu hogar puedes optar por comprar una maceta de flores o sembrar una semilla en un parque local.

-Has que cada cumpleaños sea una ocasión especial y un evento familiar. Abran los regalos al desayunar, con todos los miembros presentes. Permítele al cumpleañero o cumpleañera que escoja el menú de la cena de ese día o salgan a comer a su restaurante preferido.

-Insiste en mantener un tiempo para reunir a toda la familia y discutir los progresos individuales. Pueden sentarse todos a la mesa a compartir la cena o el almuerzo. Apaga el televisor para que no haya interrupciones y no se pierda la atención en el salón.

-Redistribuye las tareas domésticas. Simplifica el horario de la familia y el promedio de actividades. Proponle a tus hijos y a tu pareja que arreglen sus propias habitaciones y laven los platos y vasos que ensucien. De esta forma disminuirá el stress y los conflictos de poder.

-Controla la cantidad que tus hijos pasan frente a la televisión y reduce el impacto comercial de los medios en tu casa.

-Anima a todos los miembros de la familia a leer libros, usar materiales de referencia y hablar sobre las interesantes destrezas en el aprendizaje de cada día.

-Conéctate con la naturaleza y presta atención, cuando sales de paseo con tu familia. Procura tener en tu hogar plantas y animales, que le permitirán a tus hijos tener una conexión con la tierra que nunca perderán.

-Practica el arte de contar historias. Inventa relatos fantasiosos y dramatízalos a tus hijos, modificando tu entonación y cambiando tus gestos. Después, pídeles a ellos que te cuenten sus propias historias.