Estrías y manchas en la piel durante el embarazo

Estrías y manchas en la piel durante el embarazo

Los cambios físicos y hormonales que ocurren durante el embarazo hacen que la piel de la madre se vea afectada, en algunos casos en gran medida y otros de una forma sutil. Dichos cambios producen que la piel tienda a sufrir de estrías, manchas, várices, entre otros.

Si deseas saber más sobre los cambios de la piel durante el embarazo, visita: https://www.embarazada.com/articulo/los-problemas-de-de-la-piel-durante-el-embarazo

¿Por qué aparecen las estrías?

Las estrías aparecen como resultado de la ruptura de las capas internas de la piel, las cuales se cicatrizan y generan marcas visibles que tienden a ser de un color rojizo al principio y poco a poco adquieren un tono blanco.

Como el embarazo exige un aumento de peso en la madre y, además, un crecimiento progresivo del útero, la piel tiende a lesionarse por los cambios que se producen en un corto plazo y, por lo tanto, se generan las estrías.

¿Cómo prevenir las estrías?

Lo más recomendable es prever la aparición de las estrías. Para ello, debe controlar su aumento de peso durante el embarazo y estar dentro de los límites que se consideran saludables para una mujer embarazada. Una vez en el embarazo, mantenga una dieta saludable y aplíquese cremas hidratantes constantemente para promover la elasticidad de la piel y evitar que se lesione.

Recomendamos también:

• Beber entre 8 y 10 vasos de agua diariamente

• Evite utilizar ropa muy ajustada

• Hidrate su piel

• Mantenga una dieta sana y balanceada

¿Qué ocurren con las manchas en la piel?

Es común que las madres presenten manchas es distintas partes del cuerpo durante el embarazo. Lo cierto es que, en la mayoría de los casos, dichas manchas van desapareciendo espontánea y progresivamente después del parto. Puede resultarle muy beneficioso aplicarse protector solar y cremas hidratantes para el cuidado y protección de la piel.

En caso tal de que usted sufra de dichas marcas y no desaparezcan al cabo de varios meses después del parto, lo más recomendable es contactar a su médico para que le indique el tratamiento pertinente.