¿Qué es el parto prematuro?

Previniendo las complicaciones de un nacimiento prematuro

La terapia prenatal de administración de corticosteroides reduce significativamente el Síndrome de Distrees Respiratorio (RDS), las hemorragias intraventriculares (sangramientos en el cerebro) y la muerte infantil. Los beneficios más notorios se refieren a la disminución de casos graves de RDS, un problema que afecta a 40 mil niños al año en Estados Unidos y que se convierte en al primera causa de mortalidad infantil. El promedio de duración en los hospitales se redujo y aproximadamente, un tercio de los menores fueron tratados con corticosteroides.

Esta terapia ha estado disponible desde 1972, pero ha dejado de usarse por no está muy claro el nivel de efectividad y por los casos de tratamiento con complicaciones potenciales. Sin embargo, después de revisar los trabajos científicos y escuchar a unos especialistas, se puede concluir que los corticosteroides generan muchos beneficios durante la administración prenatal y disminuyen los riesgos potenciales.

Los corticosteroides son hormonas producidas por la glándula suprarrenal. Estas hormonas han sido sintetizadas y administradas cuando la mujer está embarazada, acelerando la maduración de órganos específicos, incluyendo los pulmones en el feto. La medicación es efectiva en mujeres embarazadas, entre 24 y 34 semanas. Estudios en niños mayores de 12 años, quienes recibieron el tratamiento no mostraron efectos adversos en sus habilidades motoras, lenguaje, cognición, memoria, concentración o ejecución académica. Previamente, los tratamientos prenatales con corticosteroides mostraron gran efectividad en madres que se les administró la sustancia dos o 7 días antes del parto. Aún quedan muchos campos de investigación: los mecanismo biológicos de acción de la hormona, la difusión de las prácticas clínicas de esta terapia y su incidencia en mujeres con ruptura prematura de las membranas uterinas.