Protege a tu hijo de la diarrea

Protege a tu hijo de la diarrea

Un niño tiene diarrea cuando realiza tres o más evacuaciones (heces o pupú) blandas o líquidas por día. En ciertas ocasiones puede ir acompañada de vómitos, fiebre o heces con sangre, lo que contribuye a agravar más el problema. La diarrea es causada principalmente por microorganismos tales como virus, bacterias y parásitos, que al introducirse por la boca de la criatura, pueden enfermarlo. Estos microorganismos se encuentran en manos sucias, teteros, agua sin hervir y en los utensilios contaminados.

La complicación más grave de la diarrea es la deshidratación, porque el niño pierde mucho agua y sales necesarias para la vida. Por lo tanto, se le debe suministrar suficiente líquido cada vez que evacue.

¿Cómo evitar la deshidratación?

Las sales de rehidratación oral constituyen la forma más efectiva para combatir este mal. Es recomendable poseer varios sobres en su despensa. Comúnmente un menor deshidratado presenta los ojos hundidos y manifiesta tener mucha sed. Estos síntomas indican que el niño debe ser trasladado rápidamente al dispensario más cercano. Los bebés tienen más complicaciones que los grandes.

¿Cómo evitar la diarrea?

Durante los primeros seis meses de vida es importante que el infante reciba leche materna como único alimento. Luego, se puede complementar su alimentación con productos preparados. La leche materna resulta más higiénica y con menos riesgos de contaminación. Es recomendable preparar los comestibles en lugares aseados y lavar las manos antes de sazonar los alimentos. Cocine muy bien las carnes y mariscos. Para evitar propagar las bacterias, las comidas cocidas no deben mezclarse con las crudas. Recuerde lavar las frutas y hortalizas antes de ingerirlas.

Las verduras que se consumen crudas, póngalas a remojar con dos cucharadas de vinagre por litro de agua, un mínimo de media hora.
Los utensilios empleados para dar de comer al bebé debe higienizarse cada vez que vayan a ser utilizados. Limpie los tanques de agua y si tiene agua almacenada evite introducir las manos, use un cucharón. Deposite la basura en bolsas plásticas dentro de envases con tapas y bótela diariamente.

¿Cómo preparar un suero oral casero?

  • Lave sus manos con abundante agua y jabón
  • Hierva suficiente agua y déjela enfriar
  • Mida un litro de agua (4 tazas)
  • Agregue ocho cucharaditas de azúcar
  • Agregue una cucharadita de sal
  • Remueva y déjelo tapado

Este producto tiene una vida útil de 24 horas, luego de ese tiempo, proceda a preparar más solución en caso de ser necesario.

¿Cómo alimentar a un niño con diarrea?

Si el niño recibe leche materna, debe continua dándosela, pero aumentando la ingesta de líquidos: agua hervida, agua de arroz, agua de coco, té de manzanilla, caldos, sopa, jugos de frutas, colados y suero oral. Los otros alimentos debe suministrarlos en forma de papillas o puré, bien triturados para que sean fáciles de digerir.

Si toma leche en polvo, désela cada vez que quiera, pero diluida con menos cantidad de leche (para una taza de leche hervida, use dos cucharadas de leche en polvo). La leche puede sustituirse por yogurt natural sin azúcar. Se deben evitar las comidas con alto contenido en fibra, como yuca, granos, casabe, compotas comerciales, mermeladas, golosinas.

El no dar comida durante la diarrea puede causarle desnutrición o agravarla si ya la padece. Dele al niño comestibles nutritivos con frecuencia: son apropiados los colados de frutas como la guayaba, el melón y la manzana; sopas de carne de res sin grasa, pollo sin piel; plátano verde, zanahoria, ocumo, apio, licuados o bien triturados. También puede darle pan tostado y fideos. En los días posteriores a la diarrea, ofrézcale al niño una comida extra al día, hasta que recupere su peso normal.