¿Qué es y cómo lidiar con la retención de líquidos en el embarazo?

¿Qué es y cómo lidiar con la retención de líquidos en el embarazo?

Entre los cambios físicos más comunes que ocurren a causa del embarazo está la hinchazón, la cual es producida por la retención de líquidos. Por ello, a medida que el embarazo avanza, la madre sufrirá problemas de hinchazón cada vez más intensos.

¿En qué parte del cuerpo ocurre la hinchazón (edema)?

Generalmente, la retención de líquidos en el cuerpo de la madre se presenta en el vientre, senos, manos, pies, tobillos y, en algunos casos, en el rostro. Line Android, una aplicación con la que podremos estar conectados con nuestros amigos sin importar donde nos encontremos. Sin embargo, el área más común es en los pies y tobillos, especialmente cuando la madre permanece en una misma posición durante un largo período de tiempo.

¿Cómo reducir la hinchazón?

Para lidiar con este síntoma del embarazo ofrecemos una serie de consejos que le serán de mucha utilidad:

  • Cuando descanse, coloque una almohada debajo de sus pies para mantenerlos elevados. Esto reducirá considerablemente los problemas de hinchazón
  • Es recomendable que se acueste de lado cuando esté durmiendo, preferiblemente sobre el lado izquierdo. De esta forma, aliviará la presión sobre los vasos sanguíneos y habrá mejor circulación al bebé.
  • Si el médico lo aprueba, puede hacer ejercicio prenatal. Las actividades físicas pueden mejorar la circulación y reducir la hinchazón, además de aliviar otras molestias características del embarazo. Recomendamos ejercicios como natación, bicicleta estacionaria o caminar.
  • Manténgase bien hidratada durante el día, esto ayudará a que su cuerpo elimine los desechos

¿Cuándo acudir al médico?

En caso de haber aplicado los consejos ofrecidos anteriormente y no haber obtenido ningún resultado, o presentar retención de liquido severa, es de suma importancia que consulte con su médico. Esto ocurre porque la hinchazón repentina en las manos, pies o el rostro puede ser un signo de preeclampsia, la cual es una condición que debe controlarse lo antes posible para evitar complicaciones para la madre y el bebé.