10 beneficios del ejercicio en el embarazo

10 beneficios del ejercicio en el embarazo

Cada día hay un mayor número de mujeres embarazadas que se incorporan a la gran iniciativa de hacer ejercicio prenatal. Esto ocurre debido a que son múltiples los beneficios de hacer actividad física durante el embarazo, no sólo para mantenerse en buen estado físico sino para promover el bienestar del bebé, el buen desarrollo del embarazo y hasta tener un parto menos dificultoso.

¿Cuáles son los beneficios del ejercicio prenatal?

• Levanta el ánimo. Esto le ayudará mucho a controlar los cambios de humor característicos del embarazo y tener una actitud mucho más positiva
• Prepara el cuerpo para el parto, ya que la madre está en un mejor estado físico y tiene más resistencia para lidiar con la labor de parto
• El ejercicio acelera el movimiento intestinal, por lo que se reduce el estreñimiento
• La madre puede volver a su peso ideal con una mayor facilidad
• Reduce los trastornos de sueño, por lo que la madre puede dormir y descansar mucho mejor
• Reduce el estrés
• Reduce la ansiedad
• Reduce el dolor de espalda
• Ayuda a controlar el aumento de peso durante el embarazo
• Hace que la madre tenga una mejor imagen de sí misma
• Ayuda a preparar los músculos que intervienen en el parto, por lo que la labor se facilita
• La recuperación post parto es más rápida

¿Qué hay que tener en cuenta?

• Los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo hacen que los ligamentos se ablanden y sean más propensos a sufrir lesiones. Por ello, el ejercicio debe ser de bajo impacto y adecuado para una mujer embarazada
• El crecimiento del útero cambia el centro de la gravedad de la madre, además del aumento de peso. Todo esto causa que haya una mayor presión sobre las articulaciones y los músculos
• Nunca realice una rutina de ejercicio que la deje exhausta o jadeando. Recuerde que tiene un bebé en crecimiento dentro de su cuerpo y necesita oxígeno, así que los ejercicios que la dejen muy exhausta podrían poner en riesgo al bebé
• Procure hacer ejercicio al menos cuatro veces por semana
• Utilice un sostén adecuado
• Procure que la rutina de ejercicio no exceda los 30 minutos
• Manténgase bien hidratada durante toda la actividad
• Antes de iniciar, estírese adecuadamente