4 estrategias para tener una buena lactancia materna

4 estrategias para tener una buena lactancia materna

Pese a que la lactancia materna es algo sumamente natural, resulta común que las madres tiendan a experimentar problemas para adaptarse a esta nueva etapa con éxito. El dolor de los primeros intentos de amamantar al bebé y la dificultad de que este se prenda al pezón son factores que pueden tener una incidencia negativa en la lactancia, sin embargo, no deben ser motivos para que usted descarte por completo la posibilidad de darle pecho a su bebé.

Con el motivo de facilitar esta etapa de su vida y que sea provechosa para su bebé, ofrecemos cuatro estrategias que le ayudarán a tener un período de lactancia beneficioso.

¿Qué hacer para tener una mejor lactancia materna?

  • Hable con mamás

Una excelente manera de prepararse para el período de lactancia es hablar con otras mamás. Si usted todavía se encuentra esperando a su bebé, entonces asistir a clases de parto y grupos de apoyo a la lactancia serán muy beneficiosos para usted, ya que hablará con personas que están viviendo la misma situación que usted o ya han tenido experiencias previas, de manera tal que sus anécdotas o vivencias personales pueden servir como orientación para usted.

Estar en contacto con otras mujeres que pasan por el mismo proceso que usted le ayudará a desarrollar mayor confianza en usted misma y compromiso con su bebé, dos armas indispensables para tener éxito en la lactancia materna.

  • Hable con su médico

La opinión de un médico siempre es importante para saber cómo debe ser la lactancia materna. Este le podrá ofrecer diversos consejos y recomendaciones que usted llevará a cabo cuando nazca su bebé. En caso tal que su médico no apoye por completo su decisión de amamantar, conviene que busque otras opiniones de médicos que sí puedan ofrecerle información detallada sobre esta importante etapa en el desarrollo de su bebé.

De hecho, estudios han demostrado que aquellas madres que son alentadas a amamantar eran menos propensas a interrumpir la lactancia materna dentro de las primeras 12 semanas después del parto.

  • Procure optar por el parto natural

El parto natural ofrece múltiples beneficios para la salud de la madre, sobre todo en cuanto a la recuperación, la cual es mucho más breve que en caso de la cesárea. Incluso tener un parto natural tiene un impacto sobre su lactancia materna, ya que los especialistas Los especialistas han determinado que las cesáreas se asocian con menores tasas de lactancia materna.

Si usted desea más información sobre el parto natural y las cesáreas, visite: https://www.embarazada.com/articulo/parto-natural-o-cesarea

  • Olvide la hora

Ocurre con frecuencia que las madres tienden a tener problemas con la lactancia debido a que se enfocan más en el horario en el que deben amamantar a su bebé que cuando este tiene hambre. Para favorecer la lactancia, conviene estar muy atenta al bebé para que usted pueda amamantarlo cuando sienta hambre, de manera tal que pueda prenderse con facilidad.