Las complicaciones de volver a estar en forma después de un embarazo (Parte I)

Cuando Amanda Clark regresó a su gimnasio Cross Fit dos meses después de una cesárea no planificada, supo que tendría que esforzarse mucho para volver a su nivel de aptitud física antes del embarazo. Sin embargo, lo que no sabía era que sus desafíos incluirían la disfunción del piso pélvico y una separación severa de los músculos abdominales durante el embarazo que no logró curarse por sí sola.

Los entrenadores de Clark en el gimnasio eran una pareja de jóvenes sin experiencia ayudando a mujeres después del parto. Amanda tampoco recibió orientación de su médico cuando se trataba de la aptitud física posparto.

Su historia no es inusual. En un pequeño estudio en curso sobre salud mental y física posparto, Jaime DeLuca, descubrió que el 90% de los participantes en su estudio informaron que no recibieron orientación de sus médicos en la etapa posparto.

Cada vez hay más mujeres activas durante el embarazo, pero no siempre está claro cuál es la mejor y más segura manera de ponerse en forma una vez que nace el bebé.

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos ha proporcionado algunas pautas generales para las mujeres embarazadas y después del parto.

Las recomendaciones del gobierno federal sobre la actividad física en el período posparto dicen que el ejercicio es importante: “Las mujeres que habitualmente practicaban actividad aeróbica de intensidad vigorosa o que eran físicamente activas antes del embarazo pueden continuar estas actividades durante el embarazo y en el período posparto.”