De niña a mujer

De niña a mujer

Cuando una mamá tiene que explicarle a su niña cómo nacen los bebés o de qué se trata la menstruación, puede que se sienta nerviosa o angustiada. Tu pequeña niña está creciendo y ella va a necesitar todo tu apoyo y sobre todo, tus consejos para salir airosa de esa difícil etapa llamada pubertad.
Abrir la discusión con tu hija sobre temas de sexualidad y cambios físicos en la pubertad, no tienen por qué ser un problema. En realidad, lo que le enseñas en la intimidad del hogar es preferible, a la información distorsionada que recibirá en la calle. Para responderle a tu hija algunas inquietudes, bastará con iniciar la conversación cuando llegue con alguna tarea de biología o vean alguna película donde se traten esos tópicos.

Consejos para la madre

-Habla abiertamente y cara a cara con tu hija. Recuerda que hablar de pubertad no significa pasar largas horas explicando el proceso de reproducción, con vocabulario técnico. Algunas veces ayuda recurrir a recursos imparciales como láminas, libros, películas o un web site como este, para que guíes tu conversación y sea una experiencia espontánea.
-Es normal que te sientas nerviosa. Especialmente si tu propia mamá no supo cómo hablarte con claridad. No te preocupes, sólo explícale como te hubiera gustado que te enseñarán a ti.
-Permítele a tu hija consultar a otras mujeres de la familia, para que viva de cerca la experiencia de otras féminas.
-Discute antes de la primera menstruación con tu jovencita para que no la tome por sorpresa y no se asuste.
-No te sientas en el compromiso de comentarle todos los detalles como si fueras una experta en la materia, en realidad, bastará con hablarle de los temas que a ella le interese.
-Regularmente has una pausa en la conversación y escucha sus opiniones para saber si capta el mensaje. Pregúntale si tiene preguntas.
-Recuerda ser una excelente oyente. Escuchar a tu hija la hará sentirse importante. Durante la adolescencia los jóvenes suelen muchas emociones confusas y una gran curiosidad.
-Cuéntale tu propia experiencia y tus sentimientos. ¿Qué edad tenías cuando tuviste tu primer período? ¿Estabas emocionada o asustada? ¿Tenías suficiente información sobre los cambios que experimentaba tu cuerpo?
-Piensa que existen algunos signos que te indicarán el inicio de la pubertad en tu hija. Intenta explicarle desde temprano que la sexualidad es parte de la vida del ser humano y debe ser siempre un acto responsable.
-Conserva siempre el sentido del humor. Todos estos complicados cambios fisiológicos de vez en cuando pueden hacerlas reír juntas.