Dieta de la madre durante la lactancia materna

Dieta de la madre durante la lactancia materna

La dieta saludable y balanceada no sólo es importante durante el embarazo, sino también en el período de lactancia. Esto ocurre porque los requerimientos nutricionales de la madre van aumentando para poder darle sustento al bebé para su desarrollo y crecimiento.

Por ello, y a pesar de que muchas madres se sienten tentadas a hacer dietas estrictas después del nacimiento del bebé, recuerde que este es un momento en el que su hijo la necesita para mantenerse sano y fuerte, así que debe comer de forma saludable para que su producción de leche no se vea afectada y esté cargada de todos los nutrientes que necesita su bebé para ser saludable.

¿Cómo debe ser la dieta?

Los especialistas indican que una buena alimentación no está basada únicamente en la cantidad de alimentos que se ingieren, sino en realizar una selección basada en el contenido nutricional de los mismos. En otras palabras, de nada sirve comer una gran cantidad de alimentos, si no se están incorporando aquellos que tienen una mayor cantidad de nutrientes esenciales para el bienestar del cuerpo.

¿La leche materna es afectada por la dieta?

Los estudios han demostrado que la leche materna es afectada por la dieta de la madre, por lo que los especialistas recomiendan que la madre coma de manera saludable y balanceada para que la producción de leche no se vea afectada.

¿Hay que consumir calcio?

En general, las personas tienden a consumir poca cantidad de calcio con respecto a la que deberían para el bienestar del cuerpo. Para procurar cubrir con los requerimientos necesarios para que la leche materna contenga la cantidad de calcio necesaria para el desarrollo óseo del bebé, es muy importante que la madre incorpore a su dieta cotidiana varias porciones de productos lácteos al día.

¿Se pueden comer grasas?

Debe tener en cuenta que no todas las grasas son perjudiciales para la salud. Por el contrario, el consumo de las mismas promueven el bienestar del cuerpo.

El ácido docosahexanoico (DHA) y el ácido araquidónico (AA) son ácidos grasos esenciales en el desarrollo del sistema nervioso central, por lo que es importante incorporarlos a la dieta. Para consumir estas grasas, procure comer al menos dos porciones de pescado a la semana para que los niveles de grasa en la leche materna sean óptimos y promuevan el desarrollo del sistema nervioso central del bebé.

¿Qué ocurre con el hierro?

Para estimular la ingesta de hierro, es necesario consumir frutas y verduras. En caso de que la madre alimente a su bebé mediante leche materna exclusivamente, los especialistas recomiendan que tome suplementos vitamínicos de hierro. Recuerde que antes de consumir cualquier tipo de suplemento debe consultar con su médico.