El masaje alivia los dolores y las molestias del embarazo

El masaje alivia los dolores y las molestias del embarazo

A través del masaje prenatal usted puede obtener múltiples beneficios para su salud emocional, psicológica y fisiológica. Si usted desea someterse a sesiones de masajes prenatales, es imprescindible que trabaje con un profesional capacitado por atender mujeres embarazada.

¿Cada cuánto tiempo se deben hacer los masajes?

Se recomienda recibir masajes durante todo el embarazo. Hasta el segundo tercer trimestre de embarazo, usted puede pautar una cita con su masajista cada dos semanas. Finalmente, en el último trimestre de embarazo conviene recibir masajes prenatales toda la semana para aliviar molestias como dolor de espalda, hinchazón, etc.

¿Por qué es beneficioso recibir masajes prenatales?

  • Sistema nervioso

Los masajes prenatales provocan un estado de relajación tanto en la madre como el bebé. Por ende, la madre podrá ver una mejoría en el número de horas que duerme diariamente, disminución del estrés y mejor digestión, así como también el sistema inmunológico se fortalecerá.

  • Hormonas

El embarazo provoca un aumento en los niveles hormonales, lo que trae como consecuencia que el estado de ánimo de la madre tienda a variar vertiginosamente. El masaje prenatal le ayudará a estabilizar las hormonas, lo cual hará que disminuya la ansiedad.

  • Articulaciones

El crecimiento progresivo del útero hace que la cadera, espalda, pecho, hombro, piernas, pies y cuello reciban mayor tensión para soportar el peso extra. A través del masaje prenatal, el especialista puede disminuir la tensión que hay en los músculos y articulaciones y, por lo tanto, disminuirán los dolores.

  • Circulación

Recibir masajes prenatales es muy positivo para mejorar la circulación de la sangre. Esto hará que los nutrientes y el oxígeno que necesita su bebé para desarrollarse lleguen con mayor facilidad. Asimismo, usted podrá eliminar las toxinas a través de la estimulación del sistema linfático.

  • Presión arterial

Las situaciones de estrés tienen una influencia directa sobre la presión arterial y la frecuencia cardíaca. El masaje prenatal hará que la piel y las estructuras circundantes a las vías circulatorias se hagan más flexibles, lo que reduce la presión arterial.

  • Postura

El crecimiento del útero y el peso que ejerce tiende a provocar que la madre cambie su postura, lo cual genera dolores de espalda. El masaje prenatal contribuye a la flexibilidad e incrementa el tono muscular, lo que hace que la madre sea capaz de llevar el peso extra del embarazo sin sufrir molestias o reducirlas considerablemente.

Si usted desea obtener más información sobre los beneficios del masaje prenatal, visite: /articulo/se-pueden-recibir-masajes-durante-el-embarazo