Las células madre del cordón umbilical

Las células madre del cordón umbilical

Desde hace cierto tiempo, los especialistas encontraron la utilidad de las células madre, razón por la cual hoy en día hay bancos de sangre especializados en la recolección y almacenamiento de dichas células.

Las células madres provienen del cordón umbilical del bebé. Si la madre desea donarlo, el banco de sangre recolecta la sangre del cordón umbilical después del nacimiento del bebé, lo procesan, analizan y almacenan con propósito de ser utilizado posteriormente para algún trasplante que requiera de células madre.

Una vez procesada, la sangre del cordón umbilical es congelada y almacenada en el banco especializado para futuros trasplantes.

¿Qué son y de dónde provienen las células madre?

Las células madre son células que se encuentran en los organismos multicelulares que tienen la capacidad de dividirse y diferenciarse en distintos tipos de células especializadas. Dichas células son obtenidas a través del cordón umbilical.

Lo que ocurre en la mayoría de los casos es que el cordón umbilical es cortado y desechado por el médico junto con la placenta de la madre. No obstante, de un tiempo para acá, son cada vez más el número de madres que se han incorporado a la iniciativa de guardar las células madre del cordón umbilical de su bebé.

¿Para qué se almacenan las células madre?

El instinto de protección de una madre inicia desde el día de la concepción del bebé y perdura para toda la vida. Es por esta razón que gran cantidad de madres alrededor del mundo se están informando sobre qué son y para qué se utilizan las células madre y, por consiguiente, muchas se han determinado a guardarlas para su posible utilización en un futuro tanto para su hijo, como para sus familiares.

¿Para qué se utilizan?

Cada vez son más los usos que los especialistas han encontrado para las células madre, entre los cuales están:

  • Son eficaces para el tratamiento de enfermedades como leucemia y anemia
  • Son utilizadas para el tratamiento del cáncer
  • Ayudan a reparar el tejido de la espina dorsal
  • En caso de infartos o derrame cerebral, las células madre ayudan a recuperar las partes dañadas del cerebro
  • Ayuda a tratar enfermedades del corazón
  • Ayuda a tratar la artritis
  • Ayuda a tratar quemaduras